Merlín, nacimiento

Es imposible comenzar a hablar del héroe Arturo sin hablar de Merlín, su consejero. El rey y su maestro constituyen el anverso y el  reverso de un mismo arquetipo, de un mismo concepto mitológico y místico. 

Puesto que la Historia de los Reyes de Britania introduce a Merlín  una generación anterior a Arturo, en orden de respetar la línea cronológica impuesta por Geoffrey de Monmouth, el "hacedor" de la leyenda, también nosotros presentaremos en primer término a aquel que se convertirá con el paso de los siglos en el mago más famoso de todos los tiempos.

                          

 LEYENDA

Nace Merlín

-Su madre: princesa consagrada a la vida monástica
(Abuelo materno: rey de Dyfed)
-Su padre: íncubo (demonio que puede adoptar forma humana —masculina—)


REALIDAD HISTÓRICA

Quiénes escribieron la literatura medieval y ésta qué reflejaba
-Qué se entendía por amor
Breve reseña de obras que se oponen a la imagen sexual que refleja el amor cortés

                                  
En su Historia de los Reyes de Britania, su autor, Geoffrey de Monmouth, hace hablar a la madre de Merlín con Vortigern, el rey celta reinante. Ella, que recibe de éste el respeto que le corresponde por rango (era la hija del rey de Dyfed) asegura que jamás tuvo relaciones sexuales
Gales: Dyfed
con hombre alguno pero que hace muchos años, cuando estaba sola en su habitación del convento, solía aparecer un hombre joven que permanecía un rato con ella y conversaba para luego desvanecerse del mismo modo en que había llegado, como un fantasma. Ella cree haber sido embarazada por este extraño mientras dormía, sin contacto carnal. Ante la incredulidad del rey Vortigern un erudito de la corte explica:
 “Habitan entre luna y tierra ciertos espíritus a los que llamamos íncubos. Participan de la naturaleza de los hombres y de los ángeles y cuando quieren  adoptan forma humana y cohabitan con mujeres. Quizá uno de ellos se apareció a esa mujer y engendró en ella al muchacho”



-Para más información sobre los motivos que llevan a Vortigern a hablar con la madre de Merlín, sírvase consultar este post: Vortigern construye una fortaleza (Merlín niño cumple funciones de profeta)

-Para más información acerca de los orígenes y causas por las que Vortigern llega a ser rey, sírvase consultar este post: Vortigern, rey celta traidor y asesino

Es de suma importancia tener en cuenta que casi todo el material escrito que la Edad Media nos legó y del cual podemos inferir un modelo de conducta para la época, fue mayoritariamente realizado por hombres y es más, una enorme proporción de esos hombres eran, al igual que Geoffrey, clérigos. El amor cortés, del que la leyenda artúrica es su puntapié inicial, sólo refleja, en espejo deformado como veremos, la realidad de un pequeño grupo: la aristocracia.




De todos modos y hasta el siglo XII, tanto para los que tenían poder como para lo que no, la moral imperante hacía ver la sexualidad como una carga impuesta a la humanidad con el único objeto de perpetuarse. Con las novelas de caballería comienza, en el plano literario, un ambiguo, tímido replanteo. Sin embargo no debemos llamarnos a confusión, a lo largo de toda la Edad que nos ocupa, aún considerando voces disidentes, por “amor” se entendía una pasión violenta y pecaminosa que se igualaba a la expresión griega “erao” de la que luego derivaría eros y erótico. El Amor era, únicamente, el Amor Cristiano, “caritas”, el amor al prójimo.  El amor que unía a las personas ligadas por lazos de sangre tenía otra expresión: “stergo”. Dentro del matrimonio la palabra adecuada es “philtron”, afecto, el amor que se debe a los amigos, aún así sentimiento generalmente atribuido sólo a las mujeres.

Aunque de ninguna manera es el interés de estas líneas comentar  la literatura del medioevo y antes de continuar con la historia que en verdad aquí ocupa, es importante, para no correr el riesgo de que el lector se forme una idea equivocada, recordar que toda regla tiene sus excepciones.
A modo de ejemplo se citan:

- El romance de la Rosa 
Hacia fines del siglo XIII se completa el “Roman de la Rose”, con un discurso erótico absolutamente opuesto al pensamiento cortés.









- Las Fábulas
A comienzos del siglo XIV se escriben las “fabliaux” cuentos breves, relatados en verso, cuyos personajes representan a  la sociedad toda (no sólo a la nobleza). Se caracterizan por su tono humorístico y abordan las necesidades sexuales tanto masculinas como femeninas con un lenguaje directo que recalca la normalidad de las mismas.

- Las Nouvelles
Hacia el final de la Edad Media aparecen estas piezas de prosa breve en las que el acento está puesto en el modo de contar la historia y no en la historia en sí. Compuestas por nouvelles están el “Decamerón” de Boccaccio y “Los cuentos de Canterbury” de Chaucer, joyas de la literatura medieval en las que tampoco  se elude el aspecto sexual. 


"Aquel que salga más airoso de la prueba y acierte a contar el relato más entretenido e instructivo tendrá una cena, pagada por todos nosotros, en este lugar y bajo esta viga, a vuestro regreso de Canterbury". 
(Geoffrey Chaucer. Los cuentos de Canterbury)

*Geoffrey Ashe, Merlín, historia y leyenda de la Inglaterra del rey Arturo, ed. Crítica, 2007, pg 28

2 comentarios:

  1. Hola, Patricia. Hace días que quiero entrar a visitar este otro blog tuyo. Te comenté que me parece muy interesante tu iniciativa y voy a aprovechar para recordar temas que estudié en la carrera (Filología Francesa en la U. Complutense Madrid) y descubrir otros que desconozco. Sabes que en la literatura francesa medieval, la Leyenda Artúrica tuvo una presencia importante. La influencia celta es también conocida. Hablas del amorr cortés, tema fundamental en la literatura unos temas interesantísimos que seguiré con interés.provenzal.Leí fragmentos del Roman de la Rose, aunque desgraciadamente ya no recuerdo nada. Nunca es tarde para refrescar conocimientos que tenemos dormidos. Enfin, Patricia, un placer pasar por aquí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. La influencia francesa comienza con Chrétien de Troyes y sus emblemáticas obras: "Lancelot, el caballero de la carreta" y Percival o el cuento del Grial", las cuales, sin ningún lugar a dudas, forman parte esencial del mito artúrico.
    Muchas gracias, Marta, por tu comentario.

    ResponderEliminar

Gracias por tu lectura